contraste
icono-correo2.png
Viernes, 29 Noviembre 2013 15:54

En Bogotá se puede publicar lo que sea: Personería

  •  No existe control serio a mensajes divulgados a través de vallas.
  • SDA dice que no tiene cómo objetar legalmente contenidos de publicidad exterior.
  • Personería encontró que esa entidad ejerce un control posterior al otorgamiento del permiso.

Una revisión de la Personería de Bogotá a la gestión de la Administración distrital, en cuanto a la vigilancia del contenido de vallas en la ciudad, concluyó que mientras la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA), entidad encargada del tema, no ejerza debido control y regule la Publicidad Exterior Visual, en Bogotá se puede publicar lo que sea.

El órgano de control pudo determinar que la SDA está desatendiendo lo dispuesto en la Ley 140 de 1994 sobre Publicidad Exterior Visual (PEV), pues no está exigiendo la ilustración o fotografías de dichos mensajes publicitarios, ni la transcripción del texto que en ellos aparecen.

Al respecto, la Secretaría explicó que la disposición que reglamenta lo señalado en dicha norma es la Resolución 931 de 2008, que ordena en su artículo 6 que toda solicitud debe contener las ilustraciones y/o fotografías así como los textos del mensaje publicitario que consagra la Ley 140, pero no confiere a la SDA facultades para oponerse ni objetar los contenidos de los elementos tipo valla.

La Personería advirtió, en consecuencia, una posible omisión por parte del Distrito al no tener ajustada su reglamentación interna a lo preceptuado en la Ley 140, pues está admitiendo que, en materia de PEV, no está controlando el contenido ni las características de tipo físico y cultural de los mensajes y por eso algunos de ellos están excediendo lo que la ley permite.

Ejemplo de ello lo constituyen vallas como la ubicada en la Autopista Sur, Avenida Villavicencio, sentido norte-sur, en la que se lee: “Presidente Santos: Díganos la verdad, ¿Qué le va a entregar a las FARC?”, al lado de las fotografías de Álvaro Uribe y Óscar Iván Zuluaga con el nombre de éste resaltado.

El Decreto 959 de 2000, sobre el contenido de los mensajes, ordena: “No estarán permitidas prácticas atentatorias contra la moral y las buenas costumbres (…)”.

Un valla más, en otro sector de la ciudad, dice: “¿Adivine quién cree que ‘se lo están metiendo con vaselina’? No hable de sexo con vulgaridad. Mejor lea Soho”. Al lado izquierdo del texto, aparecen una foto de Alejandro Ordóñez, y escritos su nombre y cargo de Procurador General; al derecho, una portada de la revista Soho.

La Ley 140, en su artículo 9, dispone que “(…) no podrán utilizarse palabras, imágenes o símbolos que atenten contra el debido respeto a las figuras o símbolos consagrados en la historia nacional. (…)”

En el costado oriental de la Autopista Norte con Calle 169, hay una valla cuyo texto dice: “Adivine a cuál de ellos no van a extraditar. Queremos la paz sin impunidad. Francisco Santos”. A los lados, fotos de Salvatore Mancuso e Iván Márquez.

El estudio de la Personería concluye que, de un lado, los ‘valleros’ admiten que están publicando mensajes e imágenes que van contra las buenas costumbres, y, de otro, que la SDA se justifica en que las normas vigentes no le confieren herramientas para ejercer control sobre eso, a lo cual añade que la jurisprudencia no ha definido aún los conceptos de “moral” ni “buenas costumbres”, para tomar decisiones en uno u otro sentido.

No obstante, el organismo de control considera que la actitud de la SDA puede implicar omisión y falta de cuidado para prevenir casos como los que se han citado. Cree que, en todo caso, la Secretaría Distrital de Ambiente no está ejerciendo vigilancia ni siquiera en lo relacionado con el tiempo de permanencia de las vallas, como tampoco en el reporte de su existencia ni cambio.

Finalmente, señala el estudio que la SDA realiza un control sobre la instalación de vallas pero que éste es posterior, cuando ya se ha otorgado el respectivo registro.

 

 

 

Modificado por última vez en Viernes, 14 Noviembre 2014 07:49