Inauguran Estación de Policía de Usaquén con fallas de construcción Destacado

  •  Se realizaron 5 contratos, entre 2012 y 2017, por más de $11.714 millones para la construcción de la Estación.
  •  No hubo una adecuada planeación, ni estudios técnicos ni de mercado idóneos.
  •  Por obra inconclusa del primer contrato, iniciado en 2014, nunca se hicieron efectivas las pólizas de cumplimiento, vigentes hasta 2020.
  •  Hay mezcla de anomalías desde el antiguo FVS, hasta la Secretaría de Seguridad y Convivencia.

La Personería de Bogotá evidenció que, pese a las fallas de construcción presentadas en la planta física de la Estación de Policía de Usaquén, ésta fue inaugurada y puesta parcialmente en servicio.

El órgano de control hizo el hallazgo al determinar una serie de presuntas irregularidades en la suscripción y ejecución de 5 contratos, firmados en 2012, 2014 y 2017, para la reconstrucción de la Estación, los cuales suman $11.714 millones.

Ante esta situación, el Ministerio Público Distrital inició una indagación preliminar para determinar los funcionarios responsables del Fondo de Vigilancia y Seguridad (FVS), en liquidación, y de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, por las presuntas irregularidades encontradas.

La visita de la Personería encontró agrietamientos en los muros arquitectónicos (paredes, baterías y cerámica de baños), varias puertas de las divisiones de vidrio que no cierran, chapas que no coinciden o encajan y algunas manijas sueltas y descuadradas. Una puerta se fracturó por un desnivel de 12 centímetros.

Hay imperfecciones en el cielorraso y descuadres en sus componentes. Existe un desnivel del piso inferior con el piso del balcón del segundo nivel, que ocasiona el ingreso de agua a las instalaciones cuando llueve. También hay grietas en los marcos de las ventanas y muros, así como goteras en el alojamiento múltiple y la sala de informática.

La historia

En el año 2010 el Fondo de Prevención y Atención de Emergencias (Fopae), ordenó el desalojo de la Estación de Policía de Usaquén por fallas estructurales en sus instalaciones, que ponían en riesgo a usuarios y servidores.

Sólo hasta 2012 el FVS suscribió el primer contrato por $1.613 millones para la consultoría a los estudios, ensayos y diseños del reforzamiento estructural del proyecto de la Estación. El plazo de ejecución inicial fue de 8 meses y fue prorrogado por 6 meses más.

El estudio entregado, al parecer, no estableció unos diseños serios, acordes a la realidad de la obra y en general una estructuración adecuada que permitiera la posibilidad de recibir buenas ofertas económicas y técnicas.

En el 2014, se firmó un contrato para el reforzamiento de la estructura y reparaciones locativas por $1.888 millones, por 6 meses, que incluyó los estudios y diseños técnicos que dejaron de ser contemplados en el contrato de consultoría del año 2012.

También fue contratada la interventoría por $186 millones, con una duración de 7 meses, que luego se adicionó en $70.5 millones y se prorrogó por 3 meses. Además, no se realizaron los trámites para la revalidación de la licencia de construcción ante la Curaduría Urbana.

En resumen, la obra quedó inconclusa. No obstante, no se declaró el incumplimiento contractual; por el contrario, se recibió y pagó. Para completar, nunca se hicieron efectivas las pólizas de cumplimiento o estabilidad de la obra, que cubrían la responsabilidad del contratista por $377 millones.

¿De nuevo improvisaron?

En septiembre de 2017 la Secretaría de Seguridad contrató la construcción de la segunda fase, para realizar el reforzamiento estructural, acabados e instalaciones por $6.713 millones. La obra debía terminar en 7 meses, pero tuvo 2 adiciones, 3 prórrogas y 4 modificaciones. En total, el Distrito pagó más de $7.029 millones por el contrato. La interventoría de la obra costó más de $925.7 millones: $680 millones fue el valor inicial, que también tuvo una adición de $245.6 millones y 2 prórrogas.

La obra debía realizarse según los planos y especificaciones técnicas entregadas por la Secretaría, pero una vez inició la ejecución empezaron los problemas. La falta de planeación en la obra se hace evidente con las 4 modificaciones al contrato. Hubo solicitudes y aprobaciones de ajuste de precios unitarios por obras no previstas, diferentes a la presupuestada al inicio en los estudios previos. Se dieron peticiones expresas de realizar diseños hidrosanitarios, eléctricos, iluminación exterior, sistema contra incendios, adquisición de ascensor y otras actividades. En fin, luego de 5 años de consultorías y obras inconclusas, aún los estudios tenían serias inconsistencias.

La Personería destacó que antes de la entrega definitiva, la firma interventora de la obra que realizó el seguimiento y control al contrato de obra del 2017, solicitó una prórroga de 4 meses y una adición de $245.6 millones, al considerar que persistían fallas en los diseños hidrosanitarios y en los sistemas contra incendio, eléctrico y de iluminación exterior.

No obstante los problemas, la obra fue recibida a satisfacción el 24 de octubre de 2018 e inaugurada al día siguiente por la Alcaldía Mayor. La Estación de Policía no está en funcionamiento en su totalidad, pese a las observaciones de insatisfacción por parte del comandante de la Estación, lo que evidencia un posible detrimento patrimonial.

Modificado por última vez en Lunes, 17 Junio 2019 17:07