Graves fallas en el reporte de comparendos

Esperamos que la nueva Administración Distrital tome medidas efectivas

• Movilidad incumplió con su deber de notificar en debida forma a los capitalinos los comparendos impuestos.
• Inconsistencias perjudican a los ciudadanos, generan un desgaste administrativo y congestionan la rama judicial.
• Entre 2016 y julio de 2019, Movilidad gestionó 722.398 notificaciones por correspondencia, el 48% fueron devueltas por inconsistencias.
• Los 352.686 comparendos devueltos fueron notificados por aviso físico o la página web, es decir, los usuarios no se enteraron.
• De 709.718 cobros coactivos sólo el 20% fueron notificados efectivamente. El 80% se enteraron cuando los embargaron. No hubo cobro persuasivo en 2018.
• Fueron 668.607 embargos en 3 años y medio, que buscó un cuantioso recaudo de $551.567 millones. Se reportaron 397.545 procesos sin desembargo.
• No se garantizó el derecho al debido proceso ni a la defensa.

 

La Personería de Bogotá encontró fallas en la notificación de comparendos, el trámite de procesos, recaudo y cobro de cartera de las infracciones por parte de Secretaría de Movilidad; falta de articulación con la Policía de Tránsito para incorporar los reportes y graves dificultades de acceso a la información por parte de los usuarios, que les obstaculiza defender sus derechos y hasta solicitar el desembargo de sus sueldos, bienes o cuentas.

Entre enero de 2016 y julio de 2019, se notificaron personalmente 369.712 órdenes de comparendo, las otras 352.686, equivalentes al 48,82% de las infracciones fueron devueltas, notificándolas por aviso, en resumen más del 52% de las personas no se enteraron de comparendos en su contra.

Tampoco se evidenció una debida gestión persuasiva con los deudores y menos aún una debida notificación del 80% de 709.718 procesos de cobro coactivo, al punto que muchos de los afectados terminaron enterándose de la existencia de un comparendo y la falta de pago de la infracción, cuando fueron embargados sus bienes o cuentas bancarias.

Toda esta situación afecta no solo el bolsillo de los usuarios, sino que genera engorrosos trámites administrativos para los ciudadanos y la propia Secretaría. Esas dificultades terminan direccionándolos a los tramitadores, a presentar reiterados derechos de petición y a acudir a la tutela o demandas que desgastan el sistema judicial, por asuntos que deberían ser resueltos por Movilidad con eficacia.

Notificaciones

La Secretaría de Movilidad para las miles de órdenes de comparendo tiene procesos automatizados que utilizan bases de datos, entre ellas, el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT), de forma que el Distrito, apoyado en la aplicación literal de la ley, se limita a informar masivamente a la dirección de ese Registro, lo cual resulta insuficiente porque muchas veces está mal registrada. Ante la imposibilidad de que la agencia de correos logre la entrega de la comunicación, en aplicación de la norma de procedimiento, opta por notificar en forma oficial una publicación a través de un aviso.

Los avisos de notificación se fijan en carteleras de la entidad que nadie lee y en sitios web de la página de internet de la Secretaría, difíciles de localizar. Para que un ciudadano pueda constatar que le fue notificado un comparendo por ese medio tendría que rebuscar, no se sabe cada cuánto tiempo, las decisiones que se publican entre cientos de archivos descargables y miles de números que allí se citan.

Barreras de acceso

El sistema dispuesto por Movilidad no tiene previsto un mecanismo de advertencia de las notificaciones de comparendo. La página web de consulta de comparendos tampoco permite descargar las resoluciones que los declaran infractores, ni las respuestas a sus derechos de petición.

No sólo hay graves barreras de acceso a la información sino a la consulta de los expedientes (personal y virtual), situación que vulnera derechos fundamentales de los ciudadanos.

Indefensos

La persona que no se entera de la imposición de un comparendo tiene varias desventajas: no comparece a la audiencia para ejercer su derecho a la defensa; pierde la oportunidad de pagar la multa con descuento; luego lo pueden requerir a pagar la multa con intereses de mora y puede resultar con una orden de embargo de su sueldo, cuentas bancarias o bienes. Además, tendría que pagar las costas del proceso coactivo y no tendrá la posibilidad de renovar sus licencias de conducción o realizar otros trámites administrativos. También se afecta su nombre e información crediticia.

Sólo diligentes para embargar y recaudar

Como la Secretaría de Movilidad registraba riesgos importantes de prescripción de su cartera por concepto de comparendos, al parecer, optó por embargar masivamente a los ciudadanos, descuidando dar aplicación cabal a las actuaciones de carácter persuasivo.

Esos embargos, registran su mayor pico en el año 2018, con 496.911 ordenes, que lograron una relativa elevación del recaudo, pero se realizaron en una proporción tal, que desbordaron la capacidad administrativa de la entidad distrital, en perjuicio de los derechos de los usuarios de acceder a una resolución pronta y de fondo a cada una de sus peticiones.

La notificación oficial en la fase coactiva también fue poco efectiva, de 709.718 mandamientos de pago librados, la Secretaría de Movilidad efectuó 333.911 citaciones que hicieron efectivas 142.775 notificaciones, es decir, solo un 20% de lo esperado. De esa forma, el 80% de las ordenes libradas, resultaron conociéndolas los ciudadanos al momento de afrontar sorpresivamente los embargos de sus cuentas, sueldos e incluso bienes.

La Secretaría de Movilidad fue muy diligente para embargar a los ciudadanos, pero no para indicarle que la ley le concede beneficios para que pague sus multas con descuento o ejerza su derecho de defensa. Entre 2016 y julio de 2019, los capitalinos fueron embargados por $551.576 millones. Aún hay cerca de 397.545 personas que no han sido desembargadas.

 

Omisiones y cursos sin actualización en el sistema

En visitas y operativos con las autoridades, la Personería encontró omisiones en el reporte de comparendos electrónicos en el Sistema Distrital de Información de Movilidad.

Así mismo encontró que personas que realizaron el curso sobre normas de tránsito con el operador CIATRAN S.A. (que ejerce la función en Bogotá) y en Centros de Atención Integral de otras jurisdicciones, no les fue reportada la capacitación en la plataforma de información de manera inmediata, con lo cual automáticamente el sistema de información de la Movilidad les inició procesos de cobro coactivo, al suponer un pago inferior al obligado o ante la presunción de montos dejados de pagar por los infractores.

La Personería intervino en aras de que se actúe con diligencia y se resuelvan de manera urgente cada uno de los casos en los que los ciudadanos se hayan visto perjudicados.

Atención desconsiderada y recomendaciones

Para completar el personal de la Secretaría de Movilidad es indolente en la atención a los capitalinos. En el Supercade de la Calle 13 y en la sede de Paloquemao (Jurisdicción Coactiva), las personas se ven obligadas a realizar largas y demoradas filas desde las horas de la madrugada, hasta la tarde, incluso, sin obtener una solución expedita a su problema, situación que discrepa con el trato respetuoso y digno que se debe tener para con los capitalinos.

Ante todas estas situaciones, la Personería pidió a la nueva Administración adoptar medidas correctivas que lleven a la optimización del sistema informativo y de sus procesos internos para que las personas se enteren de las decisiones administrativas de Movilidad, puedan ejercer sus derechos sin obstáculos y se brinde una atención digna, en la que se ponga en primer lugar al ser humano, y no se priorice solamente el recaudo de recursos.

Modificado por última vez en Jue, 23 de Ene de 2020